Dormiteca » Hábitos de sueño » ¿Dormir mucho es malo?

¿Dormir mucho es malo?


Dormir es sin duda uno de los grandes placeres de la vida y hay quienes disfrutan de hacerlo en extremo. Sin embargo, ¿qué tan malo puede ser dormir más de la cuenta? ¿Acaso se trata de algo que pueda afectarle a tu organismo o no tendrá importancia alguna? Hace no mucho hablábamos acerca de los efectos positivos que tiene el hecho de tomar una siesta. Hoy nos vamos al otro extremo y te contestamos las preguntas anteriores, analizando lo que ocurre cuando duermes con demasiada frecuencia.

dormir

¿Qué es lo que pasa cuando se duerme mucho?

Se sabe que lo recomendable es dormir entre seis y ocho horas diarias, para que el cuerpo haga todas sus funciones como se debe y la mente siempre se siente despejada. No obstante, hay quienes se toman la libertad de alargar sus siestas durante el día; una hora, un par de ellas o más… dicha situación se puede convertir en un hábito que aunque parezca inofensivo, en realidad tiene algunas consecuencias negativas como las siguientes.

  • Afecta tu capacidad de memoria. Una siesta de no más de 30 minutos favorece tu aprendizaje. Pero cuidado, porque cuando te excedes de tiempo lo que haces es, de hecho, disminuir la habilidad que tiene tu cerebro para concentrarse y memorizar datos a corto plazo. Recuerda que las conexiones neuronales deben estar activas durante el día para seguir reteniendo información.
  • Disminuye tu expectativa de vida. Parece exagerado pero hay estudios que han demostrado que las personas que duermen más de las ocho horas recomendadas, muestran cierto aumento en su tasa de mortalidad con respecto a quienes tienen un sueño normal. Esto es algo que también ocurre con quienes no duermen lo suficiente.
  • Aumenta tu sedentarismo. Piensa que cuando duermes más de lo cuenta en el día, estás perdiendo una buena oportunidad de activarte físicamente y eres más propenso a adquirir una vida sedentaria, que puede conducir al aumento de peso y al padecimiento de algunas de las enfermedades que todo esto conlleva.
  • Tienes menos energía. Cuando te pones a dormir más de la cuenta, aunque parezca imposible de creer, tus niveles de energía se reducen. ¿Por qué pasa esto? Porque para que tu cuerpo se sienta en óptimas condiciones no importa cuanto duermas, sino la calidad de tu sueño. Ampliar las horas del mismo no servirá de mucho si no duermes tan bien como deberías.
  • Alteras tu ciclo normal de sueño. La noche es el momento ideal para descansar tus ocho horas como máximo, pero si rebasas la cuenta de lo que se considera como una buena siesta en el día, es probable que al oscurecer no sientas sueño y tus horarios para dormir se vean sumamente trastocados, algo que no es bueno para un ritmo de vida saludable.
  • No eres tan productivo. Hay muchas cosas que puedes hacer en vez de tomar siestas más largas y que por supuesto, te harán sentir mucho mejor que quedarte dormido.
  • Dormir demasiado está relacionado con la depresión. ¿Sabías que de las personas que están deprimidas, hasta un 15% se exceden en el sueño? Esto se debe a la falta de motivación que sienten y que los impulsa a permanecer estático. Si últimamente has notado que te pones a dormir más de lo que deberías, tal vez deberías cuestionarte a ti mismo que tan bien te sientes con tu situación actual. Podrías padecer depresión y quizá no te hayas dado cuenta.

En conclusión, dormir mucho no es algo que le haga precisamente bien a nadie. Debes tener mucho cuidado y asegurarte de que ninguna de las cosas mencionadas anteriormente, llegue a afectar tu estilo de vida.


Crecemos gracias a ti, comparte :)