Dormiteca » Hábitos de sueño » El sueño y la alimentación

El sueño y la alimentación


Uno de los factores más importantes que se deben tener en cuenta, para disfrutar un sueño reparador, es el de la alimentación. Se dice que somos lo que comemos y que los hábitos de nutrición, son un pilar fundamental en la salud. Pero ¿realmente te has parado a pensar en el papel que juega, cuando se trata de ir a dormir? En el artículo de hoy analizamos este tema y te brindamos los mejores consejos, para cenar bien y descansar como te mereces.

alimentación

Durante las horas nocturnas, el metabolismo se ralentiza; pues también necesita reposo después de funcionar de manera continua durante el día, al igual que otras funciones del cuerpo. Es por eso que los expertos señalan, que lo más apropiado es cenar de manera liviana, pues además de ser una medida estupenda para evitar subir de peso, evitará que sientas malestar mientras te encuentras durmiendo.

El consumo de alimentos ricos en azúcar y grasas, tampoco es recomendable cuando se trata de tener un descanso adecuado. Esto es por que alteran el organismo y pueden provocar diversos problemas, como insomnio, dolor de estómago o incluso una súbita alteración del sistema nervioso.

Consumo de sustancias antes de dormir

Al igual que con la comida que acabamos de mencionar, hay ciertas sustancias que deberían evitarse a toda costa, si lo que se desea es brindarle al cuerpo un reposo lo más profundo posible.

Elementos tales como el tabaco, el alcohol y las bebidas energéticas, suelen afectar el funcionamiento de las neuronas, de tal manera que alteran la aparición del sueño. Este efecto, por la noche, puede tener severas consecuencias si se práctica muy a menudo, debido a que resta importantes horas de descanso.

Recomendaciones para cenar

Una vez que se tiene conciencia de aquellas bebidas y alimentos que no son recomendables para consumir en la última comida del día, resulta indispensable saber cuales son los que si le ayudarán al organismo a dormitar apropiadamente.

Además de la comida chatarra y las golosinas, no son aconsejables las harinas refinadas y carbohidratos; que se hallan presentes en pan, pastas y patatas. Pueden resultar demasiado pesados para el cuerpo.

El consumo de frutas tampoco suele ser recomendable, puesto que aunque son saludables, también contienen ciertos niveles de azúcar, que es mejor aprovechar en las horas del día.

Establecidas las pautas anteriores, una lista de ingredientes permitidos para cenar es la que se encuentra a continuación:

  • Vegetales. Siempre son una gran opción por su aporte de vitaminas y minerales, además de ser muy bajos en calorías. Aquellos de color verde son ideales, puesto que además pueden satisfacer el hambre.
  • Semillas como las nueces, las almendras y los maníes. Son una gran fuente de proteínas y también quitan el hambre, además de tener ácidos grasos omega que favorecen el aspecto del pelo y de la piel.
  • Carnes magras y pescados. El pollo, el pavo, la ternera, el salmón y el atún, son opciones bajas en grasa y más fáciles de digerir. Una pieza del tamaño del puño es lo recomendado para cenar.
  • Infusiones. Constituyen la mejor alternativa para beber, ya que además de prepararse fácilmente, son un gran remedio para inducir el sueño, ya que relajan y reconfortan.

El uso de aderezos como la salsa de tomate o la mayonesa, es algo que también se debe reemplazar por ingredientes naturales como el vinagre balsámico, el limón y el aceite de oliva. Además de saborizar tus alimentos estupendamente, te ayudarán a cuidar de tu peso y mantendrán a raya problemas digestivos, que pueden pillarte en la cama de noche.

Ahora que sabes como cenar para descansar mejor, pon en práctica nuestros consejos y no tardarás en notar la diferencia.


Crecemos gracias a ti, comparte :)