Insomnio


El insomnio es uno de los trastornos del sueño más comunes y que afecta a millones de personas en todo el mundo. Esta afección, consiste en la incapacidad de poder dormir por un lapso de tiempo recomendable, algo que le impide al organismo obtener las horas de descanso necesarias para mantener el orden en sus funciones.

insomnio

La enfermedad del insomnio puede categorizarse principalmente en tres tipos:

  • El inicial, que ocurre cuando el problema inicia recién al acostarse.
  • El intermedio, que tiene lugar cuando hay un despertar regular en medio de la noche.
  • El terminal, que sucede al levantarse mucho más temprano de lo acostumbrado.

Causas del insomnio

Cuando dicho trastorno se hace presente, hay que tener en cuenta que son diversos los factores que pueden originar su aparición, y van desde aspectos psicológicos hasta que aquellos que se encuentran en el entorno del individuo afectado.

  • Hábitos malos para el sueño. Como el hecho de acostarse muy tarde o cenar demasiado antes de ir a hacerlo.
  • La persistencia de molestias en el lugar en donde se duerme. Un colchón incómodo o demasiado ruido por las noches, pueden provocar la nula conciliación del sueño.
  • Estrés o ansiedad. Las preocupaciones que acarrean el trabajo, la escuela o la vida social, entre otros ámbitos cotidianos como el económico y el sexual, con frecuencia son excusa para el insomnio.
  • Ingesta de sustancias que alteran el sistema nervioso y el metabolismo. La cafeína, el alcohol, el tabaco, las drogas y algunos fármacos, tienen efectos persistentes sobre el organismo.
  • El someterse a procedimientos quirúrgicos, también puede originar insomnio. Esto se explica por los dolores o inconvenientes de algunos post-operatorios.

Como se puede observar, son varias las razones que llegan a posibilitar la dificultad de dormir adecuadamente. Esto puede derivar en graves consecuencias para la salud, como el aumento del estrés, la falta de concentración, sueño durante el día, desorientación, cambios de humor constantes, problemas de memoria y hasta depresión.

Medidas para prevenir el insomnio

Existen muchos hábitos saludables de la higiene del sueño que se pueden poner en práctica, cada noche al ir a acostarse con el fin de mantener a raya este trastorno.

  • Establecer un horario determinado para dormir. Es importante acostumbrarse a hacerlo a la misma hora y por supuesto, no muy tarde.
  • Evitar el consumo de alcohol, cafeína o estupefacientes, así como abstenerse de fumar.
  • Acondicionar el lugar de descanso de manera que sea confortable, tomando en cuenta la temperatura, los ruidos exteriores y hasta el sitio en el que se duerme.
  • Es recomendable tomar una cena ligera, en la cual se excluyan los carbohidratos y se incluyan proteínas.
  • El ejercicio por la tarde también es aconsejable, mientras no se lleve a cabo cuatro horas antes de dormir. Esto es relevante ya que la actividad física, activa al organismo manteniéndolo despierto mediante la estimulación del sistema nervioso.
  • Ciertas rutinas como tomar un vaso de leche caliente o preparar la ropa que se va a usar por la mañana, son estimulantes para indicarle al cuerpo que se acerca la hora de acostarse.
  • Utilizar la cama exclusivamente para dormir. Leer, jugar o comer en ella, junto con otros comportamientos, derivan en una asociación subconsciente que provoca que sea más difícil dormir.
  • Por último, siempre que se tenga sueño se debe ir inmediatamente a la cama. En caso contrario lo mejor es levantarse.  Hacer esto reforzará la idea automática de que en ella solo se debe dar paso al sueño, haciendo que sea más sencillo descansar.

En caso de que se requiera una medida más drástica, un médico especialista será el encargado de autorizar pastillas para dormir o algún otro tipo de tratamiento adecuado.


Crecemos gracias a ti, comparte :)