Dormiteca » Significado de los sueños » La fábula del sueño

La fábula del sueño


Un hombre tenía un sueño recurrente. Se encontraba en un enorme barco en el que había un ambiente festivo y relajado. Todo el mundo parecía estar pasándoselo bien, unos bailaban, otros bebían y otros simplemente se dedicaban a disfrutar del paisaje.

La fábula del sueño

Él estaba ajeno a todo aquello, no entendía que hacía allí ni sentía esa felicidad que veía en los rostros de la gente. Pero lo que más le abrumaba era la cuestión: ¿a dónde se dirigía el barco? Realizaba esta pregunta a todas las personas que encontraba pero nadie le podía responder. La gente no sabía cuál era el destino de aquel viaje pero lo más curioso es que a nadie parecía importarle.

De repente el barco chocaba contra un acantilado y comenzaba a hundirse. El pánico cundía entre la multitud, que luchaba por sobrevivir y no ahogarse. El protagonista del sueño conseguía llegar hasta la proa del barco y ponerse a salvo junto a un pequeño grupo de pasajeros, pero al mirar atrás observaba con angustia como muchas personas no lo conseguían y se ahogaban sin remedio. Existían algunos botes salvavidas que podían utilizar para salir de allí pero ir a rescatar a todo el mundo era muy difícil y arriesgado.

Sin ser consciente del paso del tiempo, cuando la desesperación parecía paralizarlo hasta convertirlo en una estatua a merced de los elementos, un muchacho que se encontraba a su lado le decía: “Cojamos un bote y vayamos a ayudar a esa gente“. Él dudaba, por un lado quería realmente socorrer a esas personas, pero por otro le daba mucho miedo. Pánico.

Pero finalmente,a pesar del terror, conseguía encontrar en su interior la fuerza para tomar una determinación y decidía hacer caso a ese chico que seguía mirándole a los ojos con las pupilas brillantes y la esperanza en su mirada, por lo que entre los dos cogían el bote y se adentraban entre la enormidad del océano en plena noche ayudando a muchos a subir, y rescatándolos así de una muerte segura. Y ese era el único momento del sueño en el que por fin se sentía realmente feliz, lleno y satisfecho. Poco después despertaba, sin recordar como había conseguido la fuerza para vencer sus miedos.

Este sueño puede ser perfectamente una metáfora de la propia existencia. Mucha gente siente un gran vacío por no saber cuál es el sentido de su vida, sin darse cuenta de que el fin de la misma (y la clave para la felicidad) está en ayudar a los demás.


Crecemos gracias a ti, comparte :)