Dormiteca » Significado de los sueños » ¿Los olores influyen en los sueños?

¿Los olores influyen en los sueños?


Una pregunta que varias personas se han hecho alguna vez, es la de si los aromas con los que convivimos o que llegamos a captar en nuestra vida cotidiana, pueden influenciar de alguna manera nuestros sueños. Y es que cuando se habla de estos últimos, inmediatamente los relacionamos con imágenes; muchas veces no muy comprensibles, pero que sin duda constituyen el lenguaje principal del subconsciente. Sin embargo, ¿qué hay de los olores? ¿Es posible que lleguen a causar algún efecto en nosotros mientras estamos durmiendo? El día de hoy en Dormiteca nos encargamos de desvelarte las respuestas a estas preguntas.

olores

La magia de los olores

Así como dicen que una imagen vale más que mil palabras, con el olor sucede lo mismo. Existen fragancias que solo con sentirlas son capaces de transportarnos a lugares distintos, despertarnos distintos recuerdos y también sentimientos, que pueden ser tanto positivos como negativos.

Los oloeres nos pueden indicar también la ausencia o presencia de salud, el estado en el que se encuentra una comida y hasta a reconocer a alguien en particular, entre otras muchas cosas que inconscientemente se quedan plasmadas en neustra cabeza. Siento de esta manera, no resultaría extraño que cualquiera pudiera “oler” en sus sueños.

Precisamente es lo que ha llevado a un buen número de personas a creer que, de alguna manera, los aromas también forman parte del mundo onírico.

Los olores en los sueños

En un estudio que ya tiene unos cuantos años, el investigador alemán Boris Stuck de la Universidad Mannheim, decidió llevar a cabo un estudio muy especial. Tenía el objetivo de comprobar si los aromas podían ejercer algún tipo de influencia sobre lo que soñamos.

Para ello, tuvo a bien reunir a quince sujetos con los cuales comprobaría los resultados de su investigación.

A todos ellos les hizo dormir exponiéndolos a dos olores principales: el de los huevos podridos y el de las rosas. Y es que según Stuck, prácticamente todos los aromas se componene de dos partes: una que contiene lo que es el olor en sí y otra que llega a irritarnos la nariz.

Basándose en esto, eligió químicos con las fragancias mencionadas pero que únicamente tenían la parte que los componía. De esta forma podía acercarselos a los participantes del experimentos en dosis considerables, sin llegar a molestarlos o sin provocar que se despertaran. Mientras monitoreaba sus sueños, esperaba a que entraran en la fase REM de los mismos para darsélos a oler.

Esto ocurría durante instantes de solamente 10 segundos y un minuto más tarde, las personas eran despertadas.

Los resultados del estudio

Stuck le preguntaba a todos si habían captado los olores que les había acercado y como se habían sentido cuando lograron distinguirlos. También les cuationó acerca de la clase de sueño que habían tenido y si los aromas modificaron en algo el rumbo de los mismos.

Los resultados fueron contundentes. Los individuos manifestaron haber experimentado sensaciones muy positivas con el olor de las rosas, mientras que con el de los huevos podridos solo se sintieron mal.

Esto llevo a concluir que definitivamente, los olores pueden influir de modos contundenetes en una persona cuando se encuentra soñando. Stuck también concluyó que la aromaterapia, podría ser una gran opción para quienes sufren de pesadillas continuamente, pues los estados emocionales más agradables se ven impulsados por fragancias deliciosas.

Tiene mucho sentido si lo piensas bien pues la verdad es que, al igual que las escenas y las imágenes, los olores se quedan almacenados en lo más profundo de nuestra memoria y pueden salir a relucir durante la noche.

¿Te ha resultado útil el artículo de hoy?


Crecemos gracias a ti, comparte :)