Dormiteca » Hábitos de sueño » Miedo a dormir con la luz apagada

Miedo a dormir con la luz apagada


El miedo a la oscuridad es visto como una fobia exclusiva de la niñez, pues es durante esta etapa cuando todos nos encontramos deseando dormir con una luz de noche, puesto que nos atemorizaba lo contrario. Sin embargo, hoy en día existen casos en que personas adultas se encuentran con que no pueden superar esta inquietud, llegando a conciliar el sueño con lámparas en la mesita al lado de la cama, la iluminación proveniente del televisor o aquella que se filtra desde el exterior, a través de la ventana.

luz

Es difícil comprender el porque persiste este miedo, que como suelen serlo todo, es totalmente irracional y puede tener sus orígenes en traumas infantiles o sucesos desagradables que han quedado bastante atrás, persistiendo en el subconsciente.

Además, el hecho de ser incapaz de dormir a oscuras puede representar un obstáculo para la autoestima de las personas que se ven afectadas por este hecho, ya que les impide sentir seguridad y puede restarles descanso.

Ante todo, es importante indicar que lo más recomendable es siempre acostarse con la luz apagada, ya que esto nos reporta muchas ventajas:

  • Ayuda a alcanzar un sueño más profundo que mejora el rendimiento por las mañanas. Es un factor imprescindible para sentir el organismo relajado.
  • Es bueno para descansar la vista. La gente que presente problemas visuales como la miopía, puede evitar agudizar dichas condiciones otorgándole a los ojos una pausa adecuada por medio de la oscuridad.
  • Se ha demostrado que adquirir este hábito también podría reducir las posibilidades de contraer diabetes, puesto que ayuda al metabolismo a despedir un elemento llamado melatonina, que controla la insulina y previene el aumento de peso.

Si tú tienes problemas para enfrentarte a la oscuridad cuando llega la hora de de dormir, los siguientes consejos te pueden de ser gran ayuda para mejorar:

  • Pon algo de música relajante y trata de escucharla con auriculares a volumen moderado. Esto te ayudará a quedarte dormido antes de lo que te imaginas mientras te mantienes en calma. Es una manera excelente de habituarte a dormir en condiciones que son difíciles para ti.
  • Verifica que puertas y ventanas se encuentren cerradas. Muchas veces, el miedo a la oscuridad proviene de una sensación de inquietud, ocasionada por el temor a que alguien entre sin que puedas darte cuenta. Puedes acallar este sentimiento observando por ti mismo que todo se encuentra en orden.
  • Toma una infusión caliente antes de empezar a dormitar. Beber algo así es muy efectivo para dormir con más facilidad. El té de manzanilla o la leche caliente con miel, son las bebidas más recomendables para que tu organismo libere la tensión al instante.

Cuando los niños temen a la oscuridad

Mientras se atraviesa el período que comprende entre los 3 y los 4 años (a veces se extiende un poco más), aún nos encontramos a tiempo de ayudar a los más pequeños a dejar en el pasado sus inquietudes al dormir. Lo más importante es hacerlos sentir seguros y dejarles en claro, como padres o tutores responsables, que cuentan con nuestra protección.

Levantarse en medio de la noche para regañarlos o dejar entrever la molestia, que nos han ocasionado al interrumpir las horas de sueño, es la última manera en que debemos comportarnos.

Algunas sugerencias que les brindarán apoyo a los más pequeños, con el fin de hacerlos sentir reconfortados son las que mencionamos enseguida:

  • Consolarlos a oscuras. Lo más previsible es encender la luz para tranquilizarlos, pero si les brindamos palabras de aliento en la oscuridad, inconscientemente comenzarán a asociar el hecho de relajarse con dicho ambiente.
  • Jugar haciendo sombras o contándoles cuentos es otra forma de ayudarlos.


Crecemos gracias a ti, comparte :)