Dormiteca » Hábitos de sueño » ¿Por qué no nos caemos de la cama?

¿Por qué no nos caemos de la cama?


La hora de dormir está llena de interrogantes y cosas curiosas que la mayoría del tiempo no nos preocupan, pero que de vez en cuando surgen como un enigma de lo más interesante. Una de las preguntas más frecuentes que se han hecho muchas personas, es porque razón no nos caemos de la cama mientras estamos dormidos, (generalmente, ya que caerse de la cama no es solamente cosa de niños). Si quieres saber la respuesta no tienes que hacer más que seguir leyendo nuestro artículo a continuación, en el que explicamos y respondemos esta curiosa pregunta con lujo de detalles.

cama

Realmente, el quedarse toda la noche en la cama es algo que muchos no se pueden explicar, especialmente esas personas que suelen ser inquietas al dormir. Dan vueltas y vueltas entre las sábanas, se mueven de un lado a otro, incluso amanecen en la orilla pero jamás se despiertan en el suelo. Sin embargo, cuando todos eramos chicos es casi seguro que al menos una vez nos despertamos al caernos e incluso tuvimos miedo o vergüenza de que la experiencia se volviera a repetir.

Curioso que las probabilidades de que suceda cuando somos adultos sean prácticamente nulas. ¿Por qué sucede esto?

El profesor Florim Amzika, del Laboratorio de Neurofisiología del Sueño y de los Estados Alterados de Conciencia de la ciudad de Montreal, dice que puede explicarse poniendo atención a las dos fases que componen el sueño. La primera es llamada “sueño de ondas lentas” y la segunda como “sueño paradójico” o como se le conoce más comunmente, la fase REM.

La fase REM se destaca por tener parámetros que son muy parecidos a los que experimentamos cuando estamos en vigilia. También se encuentra relacionada con el famoso trastorno de la parálisis del sueño; una situación en la que una persona se halla completamente despierta pero se ve incapaz de mover cualquier extremidad de su cuerpo, y en la que también puede sufrir ciertas alucinaciones como ver cosas, escuchar voces o sonidos, o sentir que algo se sienta en su cama, experimentándolas como algo real.

Durante la primera fase todavía es posible despertarnos, pero en la segunda el cuerpo ya se encuentra completamente bajo el influjo del sueño, y solamente es caracterizada por los rápidos movimientos oculares bajo los párpados. Los músculos se hallan completamente relajados, pero el cerebro cuenta con propiedades propioceptivas que aún mientras dormimos, nos mantienen seguros y evitan que rodemos fuera de la cama. Es como si de alguna manera, el organismo se mantuviera alerta en tanto soñamos.

En la infancia este tipo de sentidos apenas se están desarrollando, por lo cual es más comprensible que los niños pequeños sean los que más se caen de la cama. Y no solo eso, sino que tal vez te sorprenda saber que las personas de la tercera edad son más propensas a tener este mismo incidente.

Y es que conforme vamos envejeciendo el cerebro puede sufrir la disminución de sus propiedades propioceptivas, aumentando la posibilidad de que un individuo sufra este tipo de accidentes. Por otra parte, tampoco hay que olvidar que ciertas enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson contribuyen a esto.

Es por eso que resulta tan importante llevar un estilo de vida saludable y hábitos que refuerzen las conexiones neuronales, tales como leer a diario, mantenerse acivo físicamente y mantenerse alejado de adicciones que realmente pueden ocasionar la pérdida de neuronas, y esto sin vuelta atrás.

¿Qué te ha parecido el artículo de hoy? ¿Ha contestado satisfactoriamente todas tus dudas? Si es así, no dudes en compartirlo y déjanos un comentario, ¡nos encantaría leer tu opinión!


Crecemos gracias a ti, comparte :)