Dormiteca » Hábitos de sueño » ¿Qué tipo de almohada es mejor para la salud?

¿Qué tipo de almohada es mejor para la salud?


Elegir una buena almohada puede ser la mejor decisión que tomes para tener un descanso genial por las noches. Muchas personas despiertan con dolor de cuello o no duermen lo suficiente, simplemente por no estar utilizando la adecuada para sus necesidades. Lo más curiosos del asunto es que no todos están conscientes de lo importante que es escoger bien un objeto tan sencillo. Es por eso que esta vez en Dormiteca, te ayudamos de nuevo brindándote los mejores consejos para que la almohada que llegue hasta tu cama sea no menos que perfecta. ¡No te puedes perder de ninguno de ellos!

almohada

Claves a considerar para elegir una buena almohada

Cuando se trata de adquirir una almohada nueva, no es algo que puedas tomar tan a la ligera como parece. Hay tres cosas principales en las que te tienes que fijar, si buscas que esta sea la indicada para tu cabeza y tu cuello.

  • Fijarte en el relleno. No solo es el responsable del soporte que te puede brindar este objeto mientras duermes, sino que también podría estar relacionado con algún tipo de alergia, si es que has demostrado tener problemas con ciertos materiales. Por eso, revisa bien de lo que están hechas las almohadas antes de llevarlas a casa.
  • Observa bien la funda. Lo más conveniente es que esté elaborada con alguna tela suave como el algodón, que no te moleste en sueños y que también deje respirar a tu piel. Además querrás observar también que sea una funda resistente, que no deje escapar el relleno ni se abra cuando la metes a lavar después.
  • Asegúrate de que te brinde buen soporte. Esto es indispensable cuando estás durmiendo. Así como el colchón en el que te acuestas debe repartir equilibradamente el peso de tu cuerpo, lo mismo debe hacer tu almohada con tu cabeza y tu nuca. En caso contrario es cuando aparecen inconvenientes como el dolor en el cuello.

¿Cómo escoger la almohada correcta?

Una vez que tienes claras las claves anteriores, debes aprender lo que tienes que hacer cuando estés eligiendo la que va a ser tu próxima almohada. Para ello, presta mucha atención a los detalles que te presentamos enseguida:

  • Recuerda cual es tu forma de dormir. Es decir si lo haces de lado y mirando hacia el techo. En el primer caso se aconseja una almohada gruesa y flexible, con la que te puedas sentir cómodo cuando voltees la cara y que se curve lo suficiente como para no lastimarte. Si solo duermes boca arriba entonces si puedes optar por una que sea más firme y no demasiado gruesa, con el fin de que no se hunda demasiado bajo tu cabeza.
  • También considera si duermes boca abajo. Pese a que no es lo más común, hay bastantes personas que de hecho lo hacen. En caso de que tú te encuentres entre ellas, lo mejor que puedes hacer es conseguirte una almohada bastante suave y flexible. Procura que sea fina y que este elaborada con materiales gentiles.
  • Mira de que está rellena la almohada. Básicamente hay dos tipos de relleno: los de plumas y los de fibras sintéticas. Se tiene al primero como el mejor de todos, por la suavidad de este material. Sin embargo puede que tú presentes alguna alergia a las plumas, por lo cual deberás recurrir a la segunda opción, que también es muy cómoda y recomendable.
  • Puedes encontrar almohadas con sistema de memoria. Estas están fabricadas con materiales como el látex y el viscoelástico. Se les llama de memoria porque gracias a fibras como esta, son capaces de acoplarse mejor a tu postura y a la manera en que colocas tu cabeza encima de ellas, brindándote toda la comodidad que estás buscando.
  • No dejes de lado las almohadas ortopédicas. Al margen de lo que hemos mencionado anteriormente, existen también almohadas especiales para personas que tienen problemas de columna o en el cuello. Generalmente están elaboradas como materiales como el hule espuma, que se adaptan especialmente a la postura del cuerpo para brindarle el soporte que necesitan.
  • Que el precio no sea al principal factor que influya en tu decisión. Date cuenta de que una buena almohada, a pesar de costarte un poco más, puede durarte por año. En cambio una que es de baja calidad tan solo te acompañará por meses o a lo sumo un año. Gastarías más reemplazando almohadas de bajo coste que comprando alguna que desde el principio, suponga una buena inversión, lo cual es preferible.

¿Conviene invertir en algo tan sencillo como una almohada?

Es muy cierto que cuando pensamos en gastar dinero, las almohadas no son precisamente artículos en los que den muchas ganas de sacar la cartera, pudiendo hacerlo en algo más importante. Pero antes de que te quedes con esta idea, debes pensar en que estamos hablando también de un objeto que usarás a diario y por un largo período de tiempo. Por eso siempre conviene que sea de calidad.

Si estás seguro de haber encontrado la almohada correcta, que no te importe gastar un poco en ella. Vale la pena y lo agradecerás al levantarte cada mañana.

Esperamos que los consejos y pautas que te hemos brindado el día de hoy, te sean de gran ayuda la próxima vez que decidas que necesitas una almohada nueva. No te olvides de visitarnos pronto de nuevo en Dormiteca, porque todavía tenemos un montón de cosas que mostrarte.


Crecemos gracias a ti, comparte :)