Dormiteca » Trastornos del sueño » Síndrome de piernas inquietas

Síndrome de piernas inquietas


Existe una situación muy curiosa que le ocurre a algunas personas mientras se encuentran durmiendo, y es la que recibe el nombre de “síndrome de piernas inquietas”. Esto es debido a que dicho trastorno, que es de carácter neurológico, consiste en el movimiento involuntario de las piernas, a causa de una sensación incómoda en las mismas. Quienes se ven afectados por esta curiosa condición, incluso pueden levantarse de la cama a caminar, porque sienten la necesidad de andar para calmar la inquietud que de repente, sienten en sus extremidades inferiores. Se estima que solo un 10% de la población padece el también llamado “síndrome de Ekborn”´y aún hoy en día, no se han llegado a esclarecer las causas exactas de su origen, aunque se tiene constancia de los factores que pueden intervenir en su aparición.

piernas(3)

Es importante señalar que aunque el trastorno se presente la mayor parte de las veces durante la noche, cuando se está en estado de reposo; también puede llegar a interferir con las actividades cotidianas. Quienes lo presenten suelen encontrar difícil el quedarse sentados durante mucho tiempo, de modo que podría resultarles complicado estar en el cine o conducir un auto.

Síntomas del síndrome de piernas inquietas

Dentro de esta afección se pueden distinguir algunas señales características, a las que conviene prestar atención con el fin de que sea más sencillo confirmar su diagnóstico. Dichos síntomas son los siguientes:

  • Sensación de ardor en las piernas.
  • Hormigueo.
  • Dolor o pesadez.
  • Picor o pinchazos.
  • Necesidad de sacudir las extremidades inferiores constantemente.

Así mismo, el síndrome puede derivar en molestias que provoquen efectos secundarios en los afectados, como la falta de concentración durante el día debido a la reducción en la cantidad de horas de sueño (se estima que quienes muestran el trastorno, solo reposan en promedio cinco horas), fatiga, problemas de memoria e incluso enfermedades más graves como la depresión.

Clasificación del síndrome de piernas inquietas

Esta condición puede catalogarse de acuerdo a tres tipos principales, que son los que se muestran a continuación:

  • Síndrome de piernas inquietas primario. Tiene que ver con cuestiones genéticas, ya que los individuos en quienes puede observarse, tienen antecedentes en la familia por parte de parientes en primer grado, que se han visto señalados con el mismo.
  • Síndrome de piernas inquietas secundario. Surge como consecuencias de enfermedades crónicas, como la artritis o la anemia. Algunas mujeres que se encuentran en etapa posparto, pueden llegar a desarrollarlo.
  • Síndrome de piernas inquietas idiopático. Así se le llama a la condición cuando no está ligada a ninguno de los aspectos citados anteriormente, sino que aparece por factores completamente desconocidos.

Tratamiento del síndrome de piernas inquietas

La medida general a la que se recurre para tratar el trastorno, consiste en la administración de fármacos especiales que pueden reemplazar la dopamina presente en el sistema nervioso. Esta sustancia se halla bastante ligada al síndrome, debido a que un desequilibrio en su producción, puede desatar los síntomas más comunes presentados en él. De esta manera, quienes toman el tratamiento son capaces de dominar los impulsos que sienten en las extremidades inferiores más a menudo, pudiendo regularizar su vida cotidiana.

Actualmente, el uso de parches que contienen los agentes necesarios en dichos medicamentos, se han convertido en la forma más práctica y segura de mantener bajo control esta condición, a lo largo del día y durante la noche. Son una manera práctica, cómoda y sobretodo continua de hacerlo.

No obstante, algunas recomendaciones que deben tener en cuenta quienes sufran del síndrome de piernas inquietas, son las de evitar en lo posible la ingesta de sustancia que alteren las neuronas, como el alcohol o el tabaco, y practicar ejercicio regularmente.


Crecemos gracias a ti, comparte :)