Dormiteca » Trastornos del sueño » Terror nocturno

Terror nocturno


El terror o pavor nocturno, es un trastorno del sueño del que no todas las personas han escuchado hablar, pero que sin embargo afecta a un porcentaje considerable de la población. Dicho trastorno como bien lo indica su nombre, consiste en el despertar agitado, a causa de una sensación de angustia y horror. Suele suceder que quienes se ven afectados por él, no son capaces de tener el control de sus movimientos en un principio e inconscientemente han originado la situación, por medio de una pesadilla.

terror nocturno

A lo largo de la historia, diversas culturas alrededor del mundo han sabido de la presencia de los pavores nocturnos, aunque no siempre se le considero como una enfermedad o trastorno. En la antigüedad, la gente solía atribuirles diversas explicaciones esotéricas o irracionales, como la presencia de demonios o malos espíritus.

Síntomas del terror nocturno

Se sabe que una persona padece dicho trastorno, cuando despierta en medio de la noche presentando las siguientes características:

  • Taquicardia.
  • Sudoración.
  • Hiperventilación.
  • Dificultad para recuperar el control de las extremidades.

Así mismo, el pavor nocturno se repite con más frecuencia en niños cuya edad comprende el rango de tres a doce años. En esta etapa, es normal que ellos encuentren inquietudes frecuentes gracias a la escuela y la presencia de elementos que pueden ocasionarles miedo, como las películas de horror y ciertas imágenes u objetos.

En personas adultas, el trastorno se presenta aun más en quienes tienen de veinte a treinta años.

Características del terror nocturno

A los síntomas anteriores pueden asociarse también, varios aspectos por los que se destaca el trastorno.

El más relevante, se refiere a la sensación de desesperación y angustia que presentan los individuos que despiertan por causa de dicho inconveniente. Cuando sienten pavor nocturno, pueden levantarse hasta quedar sentados sobre la cama, con la espalda en alineada de manera vertical y manteniendo los ojos muy abiertos. También hay palidez y no un recuerdo inexacto de lo que se estaba soñando; que puede ser una pesadilla que dificílmente les dejará volver a conciliar el sueño.

Otras sensaciones habituales dentro de este problema, es el presentar movimientos mientras se esta inconsciente, tales como forcejeos, patadas, arañazos y golpes. Esto se explica cuando el durmiente en su sueño, siente la necesidad de defenderse de algo o de alguien. La presencia de moretones por la mañana, no resulta del todo extraña cuando se toma en cuenta esta alternativa.

En cuanto a la reiteración del pavor nocturno, puede ocurrir tanto durante varias noches separadas o consecutivas, como más de una vez en una sola noche.

Diagnóstico del terror nocturno

Los siguientes aspectos son determinantes para emitir un diagnóstico adecuado del trastorno:

  • Repetición de etapas en las que la persona se despierta gritando.
  • Desconsuelo, a tal grado que después de experimentar cada episodio, es imposble controlar el llanto o la ansiedad.
  • Dificultad para retener en la memoria, detalles precisos de lo que se observó durante el sueño.
  • Presencia de sudoración fría y pesadez al respirar, así como frecuencia cardíaca elevada.

Tratamientos

Aunque la naturaleza de este problema no se ha llegado a definir del todo, existen diversas medidas con las que se puede intentar reducir o controlar su efecto:

  • La psicoterapia, puede ayudar a que los pacientes mejoren la calidad del sueño, además de ayudarlos a enfrentar temores ocultos que podrían ocasionar los terrores nocturnos.
  • Medicamentos como el benzodiazepam tienen un efecto sobre el organismo, que provoca la disminución de pesadillas.
  • También es conveniente ajustar los hábitos del sueño, para evitar el estrés y el cansancio, ya que en ellos puede estar el origen de que el soñante se despierte con miedo por las noches.


Crecemos gracias a ti, comparte :)